Esto debe empezar…

September 17, 2016

…de alguna forma. Este postergadísimo proyecto llevaba muchos años en espera de salir a la luz. En espera dentro de mi cola de proyectos más que en espera de ser publicado un día realmente. O tal vez no, porque no creo que hayan notado que esto llevaba cerca de 4 años almacenado en un rincón de mi mente, esperando a ver la luz. No creo que estuviesen esperando 4 años a ver mis palabras en este lugar.

Aunque, fuera de toda autocompasión, la demora de este proyecto es producto de lo difícil que es dedicarle tiempo a hacer un blog sin antes pensar en cómo debe verse. Al menos ese era mi tren de pensamiento cada vez que me ponía a vislumbrar la idea de hacer un blog para plasmar lo que pasaba por mi mente y que encontraba digno de ser publicado. Eso es lo que provocaba que un pequeño problema —no tener un blog — se transformase en algo más grande —debo instalar este sistema de blog, pero es muy complejo, mejor busco algo más simple… Al final todo terminaba en la lista del Para Después™ que siempre miro pero nunca toco.

El ideal de hacer algo bien desde un principio llevó a que demorase en encontrar una tecnología sencilla para poder levantar este blog, porque uno de los objetivos que me planteé a nivel técnico era evitar Wordpress de forma absoluta, lo que me llevó a pasear al terreno de los generadores de sitios estáticos. Después de probar Jekyll, Octopress, PieCrust y GitHub Pages —que básicamente es Jekyll—, me estaba decantando por tener que hacer las páginas a mano, aunque me significara tiempo. Pero es tiempo que, como dije, no tenía.

Y así pasaron años. Cada vez que revisitaba el tema era pensar en el diseño. Era buscar diseños, pero no para usarlos sino para modificarlos, para basarme en ellos, para… ech.

¿Sabís qué? —me dije— Yo cacho que deberíai dejar de huevear y ponerte a hacer el blog, con lo que cachís que es decente pa’ levantar algo.

Después de hablar conmigo mismo por un rato mientras buscaba alguna plataforma que me permitiera tener el contenido alojado en alguna parte sin tener que preocuparme de muchas cosas, como alguna vez pensé que Posterous sería y de lo que Blogsome fue para mi en algún momento, no tengo como para costearme cosas como Squarespace, Ghost, Svbtle o el mismo Wordpress.com. Sé que podrían recomendarme Medium, pero después de lo de Posterous agarré un poco de miedo a que las cosas no estén en su sitio algún día. Puedo parecer exigente sin razón, pero quiero tener un poco de control con el contenido que produzco, aunque tenga que comerme todo el tedio técnico de evaluar soluciones.

Y así, dando vueltas y vueltas, di con Hugo. No, no es el adorable troll de la televisión, sino un generador de sitios estáticos como Jekyll, pero sin la parafernalia de tener que instalar Ruby, que las instrucciones para Windows son terribles y que básicamente debería tener un Mac como todos los niños de la cuadra.

Hugo es un generador de sitios estáticos multiplataforma hecho en Go, que no me requiere tener instalada alguna dependencia para echarlo a correr, algo que en Windows es muy importante debido a la falta —o poca popularidad— de un sistema de paquetería que se encargue de resolver dependencias, a lo apt. De hecho, me ahorra tener corriendo un servidor como XAMPP, y sobre todo tener corriendo MySQL MariaDB o alguna base de datos de cualquier tipo. ¡Hasta viene con un servidor integrado para desarrollar!

Pero más allá de eso, el asunto era pegar el salto, decidirse y hacerlo. Comenzar de una vez. Ahora hay que hacer que el salto valga la pena.

comments powered by Disqus